0

El gigante de hierro

Esta es una peli que pude ver gracias a un primo/tio mayor que yo que tuvo un videoclub cuando yo era un niño, no recuerdo la edad. No sé si vi la peli en su funda original y me llamó la atención o si me la recomendó mi primo Kike.

La emoción que tengo de ver la película y volver a verla en modo bucle muchas veces es deliciosa, los valores, la calidad de la historia y todo lo que me sentí identificado.

He vuelto a toparme con ella gracias a un compañero con el que venimos trabajando sobre temas de liderazgo y estamos envueltos en la creación de videojuegos storytelling y todo ese rollo.

No he podido evitar volver a verla. Es una historia llena y con sentido mientras que en netflix y demás abundan las historias vacías.

Las buenas historias nunca mueren.

Quién no quieres ser igual que el protagonista siendo un niño.

Tu eres quién eliges ser.

Las almas no mueren.

El chantaje del hombre del gobierno amenazando a la madre es devastador. Y lo del cloroformo…

El hombre del gobierno es un villano que a cualquier precio se quiere llevar el mérito de lo hecho. En ningún momento le ha importado la verdad o la salud y bienestar de la población. Está tan ciego que al final se ha suicidado y dejado en evidencia. El suicidio es simbólico en forma de bomba que va a aniquilar a la población.

Y cuando los más villanos han ganado y se ha perdido la esperanza aparecen los superhéroes.

El sacrificio es muy noble e impresionante, la escena de la estatua es un colofón afectuoso y reconocedor de lo hecho que quita la pena de lo sucedido. El final es feliz 🙂

Alex Fragoso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.