0

Cuando la inspiración me invade.

Todos mis recuerdo se convierten en puertas a nuevas experiencias.

Puedo fluir, dejar de pensar para empezar a sentir.

Dejar de pensar para usar el pensamiento y que el pensamiento deje de inspirarme.

Se van los miedos se viene la vida nada puede parar lo que yo vaya a tramar.

Mi entorno se desvanece, mi chispa interna se convierte en una llamarada que prende mi atención devasta el entorno, hace que desaparezca y provoca un incendio en las zonas donde voy y las acciones que ejecuto.

Brillo sin querer, todo son oportunidades.

El humor es mi vehículo, la concentración es mi perfume si la inspiración me invade.

Solo debo empezar y desaparecen las dudas.

Si la inspiración me invade me puedo equivocar, todo para avanzar, siempre se puede mejorar.

Todo se vuelve aprendizaje. Cuando regrese de mi viaje veré que es lo que he hecho y si vale para algo. Pero lo estoy haciendo y es ahí donde está la victoria.

Se acabó pensar empezó crear.

Todo fluye, todo es nuevo, todo mola.

No hay drama hay dharma.

Si la inspiración me invade voy con la energía.

Y la energía la llevo siempre puesta.

Alex Frago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.