0

Beneficios del coaching en el trabajo.

En los últimos años el coaching está en boga, porque los profesionales de esta disciplina ayudan a muchos individuos a empoderarse frente al cambio, mejorar sus relaciones interpersonales, a conocerse mejor a sí mismos y a lograr las metas y objetivos que tanto desean. Esta metodología se aplica en distintos contextos: en el terreno personal, el deporte, la escuela y las empresas.

Y en este último caso, son cada vez más las organizaciones que son conscientes de los beneficios de contar con la ayuda de un coach para mejorar el bienestar y el rendimiento de sus trabajadores, lo que a su vez repercute en el rendimiento de la empresa.

¿Qué es el coaching en el trabajo?

El coaching en el trabajo es el coaching aplicado en las organizaciones. Y aunque el coach laboral, en ocasiones, puede asociarse a la falsa creencia de que es un simple orador o motivador, este método va mucho más allá: verdaderamente llega ha hacer que las personas, gracias a un trabajo sistematizado, se empoderen frente al cambio y corrijan aquellos hábitos o pensamientos limitantes que las separan de la consecución de sus objetivos.

La finalidad de esta disciplina es maximizar el desarrollo profesional y personal de las personas. Es un proceso educativo que permite el aprendizaje e incentiva la transformación cognitiva, emocional y conductual, al crear un contexto idóneo para que esto ocurra.

El proceso de coaching permite una relación entre el coach y su cliente que fomenta la autobservación, la autorreflexión y el empoderamiento, generando de esta manera la transformación de las personas y las empresas, y causando cambios de perspectiva a la vez que se incrementa la motivación y la responsabilidad. No cualquier persona puede ser un buen coach, y es importante formarse bien para poder ponerlo en práctica de manera correcta.

El coaching aporta muchos beneficios tanto para los trabajadores como las empresas. ¿Cuáles son estos beneficios? A continuación los veremos.

1. Mejora el trabajo en equipo

La cohesión grupal es necesaria para que los trabajadores se sientan a gusto en su puesto de trabajo, estén motivados y rindan mejor. Esto se puede conseguir gracias a la metodología del coaching y, en especial, al coaching de equipos, y es clave para conseguir relaciones más sanas y productivas.

2. Permite definir objetivos realistas

El coaching ayuda a los trabajadores y organizaciones a ser realistas en sus metas, a ser conscientes de si éstas son alcanzables o no y, si es necesario, a reestructurar sus creencias y el comportamiento para lograr los objetivos.

3. Potencia las habilidades individuales

El coaching no solamente ayuda a las organizaciones, sino que las personas que forman parte de ésta también potencian sus habilidades personales y mejoran su rendimiento y salud laboral.

4. Mejora el bienestar

Y es que la salud laboral de los trabajadores debe ser siempre una prioridad para las empresas. Los trabajadores felices, rinden más y mejor.

5. Aumenta la creatividad

Gracias al coaching, los empleados y los cargos superiores son mucho más creativos en la resolución de problemas, pues esta metodología fomenta el autodescubrimiento y permite trabajar en “estado de flow”.

6. Reduce conflictos

Esta práctica aporta herramientas que ayudan a los coachees a superar obstáculos y a resolver conflictos que pueden afectar al entorno laboral.

7. Favorece la adaptabilidad al cambio

La resistencia al cambio es un gran problema en las empresas, pues el entorno es cambiante y es necesario que los empleados, en ocasiones, tengan que aprender a trabajar de manera distinta a la que lo hacían.

Esto es especialmente determinante si las capas altas son las que no son flexibles al cambio, pues sus decisiones que toman afectan a sus subordinados. Gracias al coaching, los directivos mejoran sus habilidades de adaptación y las de su equipo de trabajo.

8. Aumenta la motivación

Cuando los empleados se sienten alineados con su trabajo y se sienten a gusto en la empresa en la que están, su motivación aumenta. La motivación es una de las variables personales más importantes y una de las competencias imprescindibles para rendir de manera óptima en un lugar de trabajo.

9. Mayor productividad

Cuando los empleados y directivos resuelven mejor los conflictos, están más motivados y felices, son más creativos y se adaptan mejor al cambio, la empresa lo nota. Al fin y al cabo, los resultados de la empresa son consecuencia del trabajo de sus empleados.

Fuente: psicologiaymente.com

Alex Frago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.